3 cuotas s/interés | 10% off Tf. bancaria

Tierno conejo con enterito celeste y remera rayada, con tiradores y botones tejidos. Hermoso juguete hecho con mucha atención a los detalles.

Tejido a crochet con hilos de algodón, relleno con vellón siliconado.

Medidas aproximadas: alto 35 cm / ancho 20 cm x 12 cm 

Objeto artesanal, cada pieza es única y puede verse sutilmente distinta a la foto de referencia.

Cuidados: Se puede lavar a mano, con agua fría y jabón suave. Secar a la sombra, preferentemente al aire libre en un día de poca humedad ambiental.

 

Hecho a mano en Argentina.

Creado por Flavia Djurinsky. Profesora de matemática, aprendió a tejer a los 5 años, con la guía de su abuela. Ya de adulta, entre clase y clase de matemática, y el cuidado de sus hijas, comenzó de a poco a tejer muñecas como algo terapéutico, sin expectativas sino disfrutando la tarea de creación. Pero se encontró con algo más que un hobby, le tomo el gustito como ella dice, y de las muñecas pasó a crear diversos animalitos y luego agregó a su colección banquitos, sonajeros, mordillos, y ¡sigue creando!

Conejo Lalo

$2.690
Sin stock
Conejo Lalo $2.690

Tierno conejo con enterito celeste y remera rayada, con tiradores y botones tejidos. Hermoso juguete hecho con mucha atención a los detalles.

Tejido a crochet con hilos de algodón, relleno con vellón siliconado.

Medidas aproximadas: alto 35 cm / ancho 20 cm x 12 cm 

Objeto artesanal, cada pieza es única y puede verse sutilmente distinta a la foto de referencia.

Cuidados: Se puede lavar a mano, con agua fría y jabón suave. Secar a la sombra, preferentemente al aire libre en un día de poca humedad ambiental.

 

Hecho a mano en Argentina.

Creado por Flavia Djurinsky. Profesora de matemática, aprendió a tejer a los 5 años, con la guía de su abuela. Ya de adulta, entre clase y clase de matemática, y el cuidado de sus hijas, comenzó de a poco a tejer muñecas como algo terapéutico, sin expectativas sino disfrutando la tarea de creación. Pero se encontró con algo más que un hobby, le tomo el gustito como ella dice, y de las muñecas pasó a crear diversos animalitos y luego agregó a su colección banquitos, sonajeros, mordillos, y ¡sigue creando!